Pablo Casanova
Pablo Casanova

La quietud de las palabras

Enlace al blog de Pablo Casanova:

 

pablocasanova14.blogspot.com.es

04.03.2018
Pablo Casanova
Ningún comentario
Tiene el pelo casi tan negro como las cejas y las manos casi tan blancas como la cara. Lleva una curiosa sudadera de color rosa en la que hay estampadas sencillas frases en inglés y francés, y unos pantalones vaqueros y zapatillas de deporte. Sentada en el lugar que le corresponde dentro de la clase, inclina parsimoniosamente la cabeza sobre un libro de texto de matemáticas o ciencias al que no otorga descanso alguno, hojeando con aburrido interés los párrafos y las imágenes que en él aparecen, volviendo una y otra vez hacia delante y hacia atrás sin orden ni concierto, sin saber siquiera qué anda buscando en esas páginas que dobla y desdobla como una autómata precisa e imparable, alzando a veces la cabeza durante unos pocos segundos cuando oye las risas de otras niñas de la clase que se han sentado juntas y las mira de soslayo con una dolorosa compostura de envidia y tristeza de sí misma. Entonces, echo un vistazo al resto de alumnos charlando de forma animada, repartidos por corrillos en grupos que han creado de forma espontánea juntando sillas y mesas en aquel frío y angosto espacio del aula y comprendo de inmediato que ella es la única que está sin hablar con nadie, y me pregunto qué es lo que ha pasado con ellos. En qué momento de sus cortas vidas se han convertido en unos seres aprovechados e insolidarios, y sufro, al ver a esa pobre adolescente, un punzante sentimiento de culpa y vergüenza ajena por el comportamiento de los que deberían ser sus amigos. Sin que se dé cuenta –o quizá sí que es consciente de ello, pero finge no enterarse- me quedo observándola un rato en silencio mientras termina esa hora de guardia en la que he tenido que sustituir a una compañera. Me fijo en sus ojos, algo tristes, demasiado cansados; en su pelo recogido graciosamente en los lados con unas horquillas que me evocan de inmediato destellos de mi infancia en Granada, cuando se las robaba a mi hermana del cuarto de baño para jugar con ellas. La veo morderse de cuando en cuando las uñas, intentando sobrevivir, tratando de hacer un fiero esfuerzo para no levantar nuevamente la cabeza y que el resto de niñas la sorprendan mirando hacia ellas. Podría llamarse Teresa o Julia o Aitana…, y sin embargo su nombre es menos importante que la impresión de ausencia que la rodea, pues no debe haber peor cosa en el mundo que la de estar rodeado de gente todo el día y aun así sentirte completamente a solas. Tiene apenas trece años y ya siente sobre sus hombros el dolor tan grande que causan la injusticia y la mala educación.

 

 

 

El autor en las         redes sociales:

Tweets de Pablo Casanova @pablocasanova14